Descubre cómo es tu Pareja Ideal

Hace algunos años, un amigo me sugirió que escribiera en un papel cómo sería mi hombre ideal y desde entonces, creo que esta es la mejor manera de empezar una relación de pareja. Gracias Neko por el consejo

Paso 1: Coged papel y bolígrafo porque vamos a hacer una lista.

Si eres de listas en excel, también valen 😀

Esta lista, o descripción detallada si queréis, incluye todas las características que tiene que tener mi pareja ideal.

Y cuando digo todas, es todas.

Desde lo más superficial a lo más profundo, de lo más banal a lo más imprescindible. Todo, absolutamente todo lo que en nuestro imaginario infinito de pareja ideal quepa.

Edad, altura, color de ojos, de piel, estilo de vestimenta, estudios, trabajo, vicios y virtudes, hobbies, familia, amigos, idioma, posición social, equipo de fútbol, color preferido, si le gustan las fiestas patronales, bebe o fuma, tiene pecas, cocina bien, … ¡todo!

Cierra los ojos e imagina que tienes en frente a esa persona y empieza a describirla. Es perfecta, no le falta ni le sobra nada. Todo en esa persona te satisface, tanto física como emocional y psicológicamente.

Photo by Pixabay

La lista puede ser larguísima, con un montón de adjetivos o puede ser corta. Todo lo que tú consideres que debería tener tu pareja ideal, la persona con la que compartirías el resto de tu maravillosa vida.

Si lo que decides hacer es una especie de redacción tipo “mi pareja ideal debe tener esto o aquello por este motivo o por este otro…” genial también, ambas técnicas valen, aunque el formato lista resulta más sencillo posteriormente ya que vamos a tener que hacer unos cálculos (en el siguiente post)

  • No te pongas límites, no los hay.
  • Nadie va a leer ni a ver jamás esa lista o descripción, sólo tú.
  • Déjate sentir.
  • Idealiza, fantasea, imagina sin miedo.
Photo by daniyal ghanavati

Paso 2: Una vez tengas tu lista hecha, detente 2 minutos de reloj a valorarla.

Cuando digo valorarla, me refiero a leerla desde el aquí y ahora, desde la realidad humana y terrenal. Date cuenta de que TODO ESO habla de una sola persona y esa persona es la que tú esperas encontrar.

Una vez la valores, respóndete lo más honesta y cariñosamente a la siguiente pregunta:

¿Cuántas de esas características tengo yo?

A cada persona, esta pregunta le puede inspirar cosas totalmente distintas.

Acerca de la pareja actual, de la propia autoestima, de la irrealidad en la que vives o de lo poco que crees que mereces, de personas parecidas a quien has descrito,…

Éste ejercicio te va a servir durante mucho tiempo, más de lo que puedas imaginar.

Te sugiero…

Si te surgen dudas frente a si tienes o no algunas de las características, pregunta a la gente de tu entorno si te ven o no así. ¡Personas que te vayan a ser sinceras!

Ten en mente tu lista de la pareja ideal a partir de ahora y estate atento/a..

Anuncios

Derecho a ser tratado con Respeto y Dignidad

Este es un derecho que tienes tú y también tienen todas las personas (y demás seres) que te rodean.

Para ti:

Reconocerte una persona merecedora de ser tratada con respeto y dignidad significa que, ante cualquier sutil falta de respeto hacia tu manera de sentir, de pensar, de decir, de hacer o de ser, tienes la capacidad de poner límites.

Significa que te comprendes como un ser digno. Digno de ser, de hacer, de decir, de pensar y de sentir con total libertad, sin miedo o limitación.

Para los demás:

Reconocer que todas las demás personas que te rodean son, exactamente igual de merecedoras y dignas que tú, de ser tratadas con absoluto respeto y dignidad hacia su manera de sentir, de pensar, de decir, de hacer y de ser, te aleja de emitir juicios de valores, de lanzar críticas destructivas, de ser uno más en los corrillos y de señalar lo que está bien y lo que está mal.

Significa que comprendes que todas las personas observamos la vida desde nuestras propias gafas, desde nuestra perspectiva, y que todas las personas nos equivocamos, nos caemos, aprendemos, fallamos, decepcionamos,… todas las personas, incluida tú.

 

battle board game challenge chess

 

Obsérvate

¿Te respetas? ¿Te consideras una persona digna? ¿Te permites sentir, pensar, decir, hacer y ser como eres?

¿Tratas a los demás con respeto, es decir, permitiendo que sientan, piensen, digan, hagan y sean como ellos elijan?

Te sugiero

Ponte frente al espejo. Mírate con cariño y dile a tu reflejo: “Me respeto a mí misma/o y me trato con dignidad”

¿Qué has sentido?

 

El baile de las personas “tóxicas”… ¿Bailas?

Más o menos todos tenemos en la mente a una persona de nuestro entorno que podríamos considerar tóxica, ya sea porque es una quejicas constante, porque siempre está enfadada o porque tiene una actitud caprichosa, victimista, manipuladora o infantil… hay muchas clases y niveles de toxicidad en las personas.

El mensaje más extendido últimamente como remedio para afrontar esta clase de relaciones tóxicas y, por supuesto, en busca de la felicidad eterna es: “Aléjate de la gente tóxica”.

Y no vengo a deciros lo contrario, pero sí quisiera aportar algunos matices ya que, considero, que mucho antes de decidir alejarse o no de alguien, deberíamos preguntarnos para qué esa persona ha aparecido en nuestra vida.

Y es que, si nos limitamos a culpabilizar la toxicidad o incluso enfermedad del otro y salir corriendo, podemos caer en varias trampas:

  • Creer que nuestra satisfacción depende de las personas que tenemos a nuestro alrededor (Dependencia)
  • Aislarnos o perdernos completamente en la búsqueda de esa burbuja donde vivir rodeados de “gente buena” (Irrealidad)
  • Creer que nosotros no tenemos nada que ver con todo lo que nos ocurre(Irresponsabilidad)

No importa cuanto corras, lo lejos que quieras ir o lo que trates de esconderte, hasta que no aprendas la lección, la vida te repetirá el examen.

Vamos a plantearnos que nuestras relaciones con los demás, son como parejas de baile. Bailamos con amigos, parejas, compañeros, familiares,… todos somos pareja de baile de los demás en uno u otro momento.

Una pareja de baile se caracteriza, entre otras muchas cosas, por que cada uno de los miembros de la pareja tiene un papel, un rol o, al menos, unos pasos específicos y unos movimientos que complementan, encajan, con el otro miembro de la pareja, el otro papel, el otro rol.

Aquí van algunas parejas de gente tóxica:

Una persona manipuladora, bailará con alguien que se deje manipular…

Una persona narcisista, bailará con alguien que no se tenga ninguna estima a sí mismo/a…

Una persona victimista, necesita a su verdugo para acompasar el ritmo…

¿Se va entendiendo, verdad?

Si somos honestos con nosotros mismos, descubriremos que estábamos siendo la pieza de puzle perfecta que encajaba con el otro.

Alejarse de aquello que nos hace daño, que nos perjudica, que no nos hace sentir felices, es lo correcto, siempre y cuando hayamos entendido que eso es justo lo que estábamos atrayendo.

art backlit city coast