Derecho a ser escuchado y tomado en serio

Hace ya unos meses compartí los primeros derechos asertivos que me gustaría repasar con vosotros: Derecho a ser tratado con respeto y dignidad, y derecho a tener y expresar mis propios sentimientos y opiniones.

Recupero este bloque, que seguirá completándose hasta conocer todos nuestros derechos asertivos y los de los demás, con el que reza el título de este post:

Derecho a ser escuchado y tomado en serio

¿Qué significa esto?

Para tí

Partiendo de la premisa de que te expresas con respeto a los demás, sencillamente debes tener claro que el hecho que los demás te escuchen y te tomen en serio, es tu derecho.

Photo by rawpixel

Ser ignorado, que tu opinión sea menospreciada o que no se tenga en consideración real tu punto de vista, se tome en broma o se le quite valor, es una señal de mala educación y poco respeto hacia ti por parte de los demás, por lo que puedes comprobar qué tipo de personas te rodean y medir si te convienen.

Pero si este es un hecho reiterado, es decir, que se repite en el tiempo y forma parte del estilo de trato que sueles recibir, se considera mobbing, bullying , acoso o mal trato psicológico.

Si al leer lo anterior te has sentido identificado o identificada, si crees que alguna persona ejerce este tipo de acoso sobre ti, no te culpes ni justifiques y explícale a personas de tu confianza o a un/una profesional
lo que te sucede . ¡Hay muchas personas que podemos, queremos y sabemos ayudarte!

Photo by Girlan Xm

Para los demás

De igual forma, los demás tienen el derecho de que les escuchemos y les tomemos en serio, aunque sepamos que tienen opiniones muy distintas a las nuestras o que sus propuestas carecen de argumentos o conocimientos.

Sí sí, has leído bien, escuchar y tomar en serio incluso a quien parece que no tiene nada que aportar.

Ahora piensa por un momento en los niños pequeños que te rodean, tus hijos, sobrinos, alumnos,… ¿Los escuchas y tomas en serio?

Piensa en las personas mayores, ancianas, que tienen tantísimas cosas que contarnos… ¿Los escuchas y tomas en serio?

Y ese amigo sin muchos estudios o ese familiar que todos consideráis un poquito “gañán”… ¿Los escuchas y tomas en serio?

Photo by rawpixel.com

Tenemos 2 orejas y una sola boca, justamente para oír más y hablar menos

Zenon de Citio

Cuando comprendemos que este derecho es tanto mío como tuyo, cuando interiorizamos la necesidad de los demás de ser escuchados y de ser tomados en serio, ponemos en práctica la Escucha Activa.

Esta actitud nos proporciona un universo de conocimientos que no estábamos viendo, una comprensión de la realidad de las personas que nos hablan y es la antesala de las conversaciones más ricas de las que puedas participar.

¿Te atreves a escuchar a los demás y tomarlos en serio a partir de ahora?

Te sugiero

Intenta mantenerte callado y escuchando pacientemente un rato a ese niño o anciano que tienes cerca.

Date cuenta de cuantas veces quisieras interrumpirle o se te va el pensamiento a otra cosa ¿Te gustaría que los demás te hicieran lo mismo?

Photo by Gratisography

A veces nos quejamos de que los demás no nos escuchan o no nos toman en serio pero, si nos detenemos un momento y desde la humildad, podemos darnos cuenta que nosotros hacemos exactamente lo mismo.

Derecho a tener y expresar mis propios sentimientos y opiniones

Demos la bienvenida al segundo de nuestros derechos. Nuevamente un derecho de todas las personas, incluidos nosotros mismos.

Por un lado TENEMOS sentimientos y opiniones y por otro lado EXPRESAMOS sentimientos y opiniones.

Para tí

Comprenderte con el derecho de tener tus propios sentimientos y tus propias opiniones, de entrada te proporciona un relax contigo mismo. Cuando dejas de empeñarte en sentir o en opinar como los demás o como lo que se espera de ti, te liberas, porque te estás respetando.

Tengo éste sentimiento o aquella opinión y no hay nada de bueno o de malo en ello, simplemente me permito ser.

Ahora viene el momento de expresar. Expresar nuestros sentimientos u opiniones, al margen de si encajan o no en nuestro entorno, puede resultarnos muy fácil o muy difícil, podemos hacerlo de manera muy abierta o sólo en la intimidad, podemos necesitar tiempo para pensar cómo nos expresamos o dejarnos llevar por la impulsividad,…

La forma es un tema paralelo pero, el primer paso, es darte cuenta de que tienes el derecho de expresar lo que sientes y opinas, guste o no.

Cuando me expreso, me hago visible. Le digo al mundo, y a mi mismo, que Existo.

Para los demás

En esta cara de la moneda, nos encontramos con la sorpresa de ver como otros opinan y sienten distinto a nosotros y con el posterior juicio a la persona que nos lo ha expresado.

Comprender que este es un derecho que le pertenece también a los demás nos permite mantener la calma ante opiniones muy alejadas de la nuestra en un primer momento, evitando la necesidad inmediata de convencer al otro de que está equivocado.

Cuando va por delante el derecho de todos a tener y expresar opiniones y sentimientos propios, nos relacionamos con una mente abierta para atender lo que la otra persona trata de comunicarnos y nos permitimos aprender algo nuevo de ella, sin juzgarla.

La diversidad de opiniones y sentimientos nos enriquece a todas las personas

En lugar de ver como un problema las discusiones políticas o deportivas, por ejemplo, podemos agradecer que existan diversidad de opiniones ya que esa es la forma natural de promover los cambios necesarios.

 

two man and two woman standing on green grass field

 

Obsérvate

¿Te permites tener sentimientos y opiniones propias? ¿Te juzgas cuando te reconoces teniendo sentimientos y opiniones diferentes al resto? ¿Qué te dices?

¿Expresas tus opiniones y sentimientos, positivos y negativos? ¿Unos sí y otros no? ¿Te sientes cómodo expresándote tal y como lo haces?

Te sugiero

Trata de expresar a lo largo de la semana un sentimiento a alguien de tu entorno y tu propia opinión en una conversación entre varias personas. ¿Qué has sentido?

 

Derecho a ser tratado con Respeto y Dignidad

Este es un derecho que tienes tú y también tienen todas las personas (y demás seres) que te rodean.

Para ti:

Reconocerte una persona merecedora de ser tratada con respeto y dignidad significa que, ante cualquier sutil falta de respeto hacia tu manera de sentir, de pensar, de decir, de hacer o de ser, tienes la capacidad de poner límites.

Significa que te comprendes como un ser digno. Digno de ser, de hacer, de decir, de pensar y de sentir con total libertad, sin miedo o limitación.

Para los demás:

Reconocer que todas las demás personas que te rodean son, exactamente igual de merecedoras y dignas que tú, de ser tratadas con absoluto respeto y dignidad hacia su manera de sentir, de pensar, de decir, de hacer y de ser, te aleja de emitir juicios de valores, de lanzar críticas destructivas, de ser uno más en los corrillos y de señalar lo que está bien y lo que está mal.

Significa que comprendes que todas las personas observamos la vida desde nuestras propias gafas, desde nuestra perspectiva, y que todas las personas nos equivocamos, nos caemos, aprendemos, fallamos, decepcionamos,… todas las personas, incluida tú.

 

battle board game challenge chess

 

Obsérvate

¿Te respetas? ¿Te consideras una persona digna? ¿Te permites sentir, pensar, decir, hacer y ser como eres?

¿Tratas a los demás con respeto, es decir, permitiendo que sientan, piensen, digan, hagan y sean como ellos elijan?

Te sugiero

Ponte frente al espejo. Mírate con cariño y dile a tu reflejo: “Me respeto a mí misma/o y me trato con dignidad”

¿Qué has sentido?