Cuando cambia el tiempo

Venimos de días repletos de luz, de buen tiempo, de vacaciones y de alegría. El Sol, la maravillosa estrella que calienta e ilumina nuestro planeta, nos miraba más de cerca y nos cubría de energía.

Y ahora la manga corta empieza a no cubrir suficiente y cuando menos te lo esperas ya se ha hecho de noche.

Algo sucede en nuestro cuerpo y en nuestro ánimo, que parece que nos ralentizamos y nos ponemos más tristes.

El otoño es tiempo de lluvia, llamemoslo melancólico, y la atmosfera da pie a la reflexión. Después del break vacacional en el que hemos querido no pensar mucho y limitarnos a disfrutar, nos viene a la mente nuestra realidad cotidiana y nos damos cuenta de que queda bastante tiempo para la siguiente tanda de chancletas y mojitos.

Más allá de que a nuestro cuerpo, mente y alma les apasione la luz y el calorcito solar, éste tiempo de reflexión puede convertirse en un tormento cuando nuestra vida está repleta de cosas que no nos interesan, que no nos llenan, que no nos llevan hacia donde nos gustaria estar.

Creo que, cuando estás haciendo con tu vida lo que quieres, cuando dedicas tu tiempo y energía vital a aquello que te satisface, cuando tienes a tu alrededor a personas con las que sumas,… El cambio de tiempo no importa tanto.

De hecho, el fresquito es una excusa perfecta para dar achuchones, los libros, series, películas o juegos, parece que sientan mejor mientras afuera está lloviendo y vuelves a recordar frente al espejo lo bien que te sienta la chaquetita.

Como siempre, sentirse bien es una elección que también hay que tomar en los días grises.

Antes, la llegada del frío a mí me enfadaba, directamente. Absurdo, pero yo me enfadaba con el tiempo y me preguntaba “¿Porqué?! Con lo feliz que yo era!”. Ahora, me doy cuenta de lo necesario de las estaciones, de los cambios de tiempo, de la lluvia, del frío y de las nubes negras.

Cuando aceptas que el cambio forma parte de la vida y te das cuenta de la capacidad del ser humano para adaptarse a ellos, sencillamente agradeces lo que ya se ha ido y disfrutas de lo bueno que llega.

Te sugiero que:

No te resistas a irte a dormir mas temprano. No te preocupes si tus “ganas” de salir o ánimo para ponerte en marcha disminuyen. Es tiempo para ello así que fluyamos con él y aprovechemos esos días en los que nuestro biorritmo está animado.

Te invito a:

Proponte 2 acciones para llevar a cabo de aquí a Diciembre y ponte a ello.

Hacer algo de deporte, dibujar, leerte una saga, hacer una maraton de series,  aprender a hacer panellets, redecorar un espacio de la casa, decirle a las personas que quieres que las quieres, cambiar de look, , apuntarte a alguna actividad que te satisfaga,…

Cuando tenemos objetivos propios que nos motivan, la luz y el calorcito está dentro de nosotros y lo que sucede afuera, no nos condiciona tanto.

 

adolescence attractive beautiful blur